La Infección Puede Otorgar Más Inmunidad Que La Vacuna, Pero Eso No Significa Que Sea Buena Idea Contagiarse

La infección puede otorgar más inmunidad que la vacuna, pero eso no significa que sea buena idea contagiarse

Israel estaba muy por delante del resto del mundo en lo que se refiere a la vacunación contra la covid-19, por lo que no es de extrañar que los datos procedentes de este rincón del Mediterráneo causen gran expectación, ya que suponen un vistazo al futuro.

De hecho, eso ocurrió recientemente cuando los investigadores de los Servicios Sanitarios Maccabi de Tel Aviv publicaron un preprint (un estudio que aún debe ser revisado por otros expertos) que sugería que las personas que habían sido infectadas con covid-19 tenían una mayor protección que las personas vacunadas contra la reinfección con la variante delta. Desgraciadamente, algunos interpretaron esto como que haber pasado la enfermedad es mejor que vacunarse.

En primer lugar, la posibilidad de que una infección por covid-19 produzca una inmunidad más duradera que la vacunación no es descabellada. La infección expone a nuestro sistema inmunitario a varias proteínas víricas, mientras que las vacunas más utilizadas introducen un único antígeno: la proteína de la espiga. Esto da lugar a una respuesta inmunitaria más dirigida pero también más restringida que tras la infección.

Aunque las personas que han padecido covid-19 pueden volver a infectarse, la inmunidad adquirida de forma natural sigue evolucionando con el paso del tiempo y los anticuerpos siguen siendo detectables durante más tiempo del que se había previsto en un principio. Nuevas pruebas sugieren que la inmunidad tras una infección grave y leve protege tanto contra la reinfección sintomática como asintomática.

Sin embargo, aparte del peligro de sacar conclusiones de datos que otros científicos aún no han revisado, también es crucial poner los datos en el contexto adecuado. Aunque el estudio llama la atención sobre la potencia de la inmunidad adquirida de forma natural, no tiene en cuenta los riesgos que conlleva conseguir la inmunidad natural a través de la infección. Tampoco pone en duda la inmunidad generada por las vacunas.

De hecho, el beneficio de la vacunación ni siquiera se aborda en el estudio, ya que no se incluyeron personas no vacunadas sin infección previa para la comparación. La baja tasa de hospitalizaciones relacionadas con la covid-19 entre los participantes vacunados (8 de 16 000) sería probablemente menor que entre las personas no vacunadas sin infección previa, pero este grupo no se incluyó en los análisis.

Una razón común para no vacunarse es la idea errónea de que esperar la inmunidad natural eligiendo la infección en lugar de la vacunación es una opción. Pero la inmunidad adquirida por la infección puede tener un alto coste.

De hecho, aparte de los riesgos manifiestos de enfermedad grave o muerte, varios estudios recientes muestran que las personas por lo demás sanas que se han recuperado de la covid-19 tienen un riesgo sustancialmente mayor de sufrir problemas de salud graves a más largo plazo, como miocarditis (inflamación del músculo cardíaco), coágulos sanguíneos e ictus, en comparación con las personas vacunadas. El control de seguridad más riguroso de la historia de EE. UU. ha demostrado que las vacunas de la covid-19 son seguras y eficaces.

Con el aumento de los casos en todo el mundo y las muertes provocadas por la variante delta, esperar a que se produzca la infección –y arriesgarse a sufrir problemas de salud a largo plazo, enfermedades graves y la muerte– para conseguir la inmunidad a la misma infección es tan infructuoso como peligroso.

Inmunidad híbrida

Sin embargo, el preprint israelí arroja luz sobre nuestra creciente comprensión de la potente inmunidad inducida al recibir la vacuna después de haber tenido covid-19, la llamada “inmunidad híbrida”. Varios estudios muestran un aumento sustancial de las respuestas de anticuerpos y células T a la vacuna en personas con una infección previa por coronavirus.

Un informe reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. demostró que las personas que se habían recuperado y se habían vacunado posteriormente tenían la mitad de riesgo de reinfección en comparación con las personas no vacunadas que habían tenido covid-19 anteriormente. Por lo tanto, sigue mereciendo la pena vacunarse, incluso si se ha padecido previamente esta enfermedad.

La eficacia del refuerzo inmunitario tras la combinación de la inmunidad natural y una única inyección posterior de la vacuna también plantea la cuestión de si una dosis es suficiente para las personas que han tenido covid-19. Varios estudios informan de que las respuestas inmunitarias a una sola dosis de la vacuna de Pfizer o AstraZeneca superan a las de dos dosis en personas sin infección previa.

Por ello, varios países, como Francia, Italia y Alemania, recomiendan ahora una sola dosis para las personas con una infección previa por covid-19. La infección sin vacunación se reconoce como inmunidad para las actuales normas israelíes sobre el certificado COVID (Green Pass).

Aunque dirigir los refuerzos a las personas que no han sido infectadas puede servir para aprovechar al máximo los limitados suministros de vacunas, los calendarios personalizados y las exenciones de los mandatos de vacunación pueden ser logísticamente complicados en medio de una pandemia.

El cribado de anticuerpos antes de la vacunación lleva mucho tiempo y es caro, e introduce retos prácticos a la hora de identificar a los que han pasado previamente, o no, la enfermedad. Estas exenciones podrían ralentizar el despliegue de las vacunas en lugar de acelerarlo.

A medida que los esfuerzos sin precedentes de investigación aportan diariamente conocimientos sobre nuestras respuestas inmunitarias a la infección por covid-19 y la vacunación, debemos considerar críticamente los datos junto con todos los hechos que los relacionan.

Estamos lejos de poner fin a la pandemia, y los riesgos potenciales de ser infectados son incuestionables. Nuestra prioridad debe ser ralentizar la transmisión y hacer llegar las vacunas a quienes siguen sin vacunarse y más las necesitan. Evitar la vacunación, esperar el contagio y confiar en la inmunidad natural tiene poco sentido.

Tags: #infección #puede #otorgar #más #inmunidad #vacuna #pero #eso #significa #sea #buena #idea #contagiarse

Written by Charlotte Thålin, Researcher, Immunology, Karolinska Institutet

This article by Charlotte Thålin, Researcher, Immunology, Karolinska Institutet, originally published on The Conversation is licensed under Creative Commons 4.0 International(CC BY-ND 4.0).

What do you think?

104 Votes
Upvote Downvote
Avatar Of Open Access Legend

Written by Open Access

Content AuthorYears Of Membership

Comments

Leave a Reply

Loading…

0
Wildfire Burn Scars Can Intensify And Even Trigger Thunderstorms, Leading To Catastrophic Flooding – Here'S How

Wildfire burn scars can intensify and even trigger thunderstorms, leading to catastrophic flooding – here’s how

La Sexualización De Las Niñas En La Publicidad En Internet Continúa Y A Ellas No Les Gusta

La sexualización de las niñas en la publicidad en internet continúa y a ellas no les gusta